viernes, 30 de mayo de 2008

Para donde van las Ondas Radiales


Las radios comunitarias siempre se han perfilando como una comunicación distinta, independiente y autónoma. Que busca generar principalmente la participación de los vecinos, grupos y organizaciones sociales. Muchas de ellas, excluidas de los grandes medios. En estos 14 años de existencia (o subsistencia ) las radios han querido instalar un proyecto de comunicación comunitario.

En una primera etapa , ha estado marcada por otorgar los “micrófonos” a los vecinos a través de la participación en la radio. Todas las voces . Gran parte de los años se nos han ido en concretar esa consigna y luchando por mantener el medio al aire. Que ya es bastante decir.

En los últimos años. Se ha venido desarrollando en nuestras emisoras, lo que se ha denominado “radios con sentido” o “contenidos con sentido”. Quedando en establecer una propuesta de comunicación que da cuenta de problemas y situaciones locales. Produciendo contenidos locales, propios de cada comuna donde se encuentran “enraizadas” las emisoras. De la denuncia se pasa a la propuesta. Por tanto su propuesta comunicacional es más cercanas a temas coyunturales, sociales, políticos y culturales de la comuna, buscando construir una agenda ciudadana.

Las radios comunitarias comienzan hablar de una segunda etapa, dónde buscamos construir discursos más elaborados y propositivos, pero enraizados en nuestras comunidades. Sin inserción no hay radio comunitaria. Ahora, nos preocupamos más de establecer una línea editorial en cada medio. De no tan solo informar por informar. Sino, informar para educar y construir . No cualquier contenido nos sirve de todo lo que nos ofrece el ciber espacio. Sino que cuidamos más lo QUE queremos COMUNICAR y QUE tenga sentido para nuestra comunidad. Nos preocupamos entre otras cosas, de poder establecer niveles de competencia y profesionalizar más nuestros discursos a través de los programas que salen al aire.

Es lo que solemos escuchar de nuestra gente “queremos sonar como Radio profesional”. Claro que buscamos sonar bien y mejor . Y queremos tener más cobertura para que todos nos escuchen. Pero ese SONAR BIEN significa proponer otros sonidos y otras voces. Tener más potencia, pero la potencia del sentir ciudadano. De la diversidad de voces y multiplicidad de expresiones locales.

Una radio comunitaria no puede estar desraizada de su territorio. Y esto supone, dedicación, disciplina , compromiso, articulación con otros, y definir un perfil para nuestra emisoras.

Es por ello, que contamos con una propuesta de comunicación comunitaria . Queremos recuperar lo mejor de la radio convencional, validando y construyendo con lo mejor de lo nuestro. No es bueno repetir el modelo convencional en las radios comunitarias como algunos lo están haciendo. Desperfilan el carácter de lo comunitario, se tornan repetitivos y no se construye proyecto social

Las radios comunitarias debemos asumir los siguientes desafíos :
Las radios comunitarias debemos darnos a conocer en toda nuestra cobertura . Necesitamos ganarnos los espacios, ser más popular. Las radios comunitarias serán entonces radios populares cuando tengan audiencia que las reconozca como emisores y receptores legítimos de sus inquietudes y certezas.
D
ebemos ser competente en lo que hacemos y proponemos, utilizando las propias opciones de comunicación del sistema. Esto obliga a ser eficaces y exitosos. Ser exitosos y creativos en la gestión comercial de una radio o programa y también en la programación de la emisora o en los formatos y contenidos. Esto implica cumplir con las reglas de la eficacia del medio radial: sonar como una radio, hacer programas que respeten los formatos que la audiencia ya reconoce como habituales.

Seguir impulsando agendas ciudadanas y producciones de contenidos locales, que dan cuenta y canalicen las demandas de los sectores mas postergados. Son las demandas sociales que normalmente se canalizarían por los partidos políticos . Hoy en día las radio hacen un canal de interlocución directo con las autoridades. Las radios comunitarias deben aceptar este desafío: ser impulsores de nuevas agendas ciudadanas y de espacios de debates públicos .

Coordinarnos y articularnos con otros que comparten nuestras fines. Con la construcción de redes podemos comenzar a visualizar el aporte que hace la radio comunitaria a la construcción de una verdadera sociedad democrática.